¿Qué esperar de la economía cubana?

El debate sobre las mejoras económicas en Cuba con la nueva constitución es un tema que deja mucho que decir. Sin dudas, todos queremos “mejoras”, pero ¿es acaso el camino propuesto en la nueva constitución lo que nos llevará a esas mejoras?

Cuba lleva muchos años disfrutando y padeciendo simultáneamente de “cosas buenas” y “cosas malas”. La salud es gratis, la educación también y los servicios básicos de primera necesidad se encuentran relativamente al alcance de todos. En cambio, es un país que padece muchas necesidades también en productos y servicios que se pueden definir de primera necesidad. Y esta carencia no siempre es culpa del bloqueo americano, existen muchos productos y servicios de producción nacional que no solo escasean, sino que son vendidos a precios exorbitantemente altos. La mayoría de las importaciones que los cubanos tratan de hacer en aras de mejorar su economía, sus negocios y nivel de vida, son decomisadas precisamente en nuestros aeropuertos, en nuestro país. La necesidad que padecemos hoy no siempre es culpa del bloqueo americano.

La bandera de la educación y salud gratis en Cuba, ha sido por años la perfecta excusa de nuestro sistema socialista económico, pero se sobran también los ejemplos de países (como Canadá) que ofrecen estos servicios gratis también a sus ciudadanos y no por eso su economía es socialista.

Cuba lleva muchos años funcionando sobre una economía falsa. Los precios que oferta el Estado en sus tiendas no son acordes a los salarios con los que este remunera a sus trabajadores. Ningún trabajador cubano realmente vive de un “presupuesto económico”, sino de lo que vulgarmente se conoce como “la lucha”. Es decir, el pueblo realmente vive en un constante “Mercado Negro”, lo cual es conocido por el gobierno hace mucho tiempo. ¿Qué pretenden las nuevas medidas…? ¿Mejorar los salarios para una adquisición correcta de los productos necesarios? No, aumentar las regulaciones y control para evitar las ilegalidades. Pero esto, de seguro perpetuará el “Mercado Negro”. Seguirán las mentiras de ambas partes.

Me sorprende realmente cómo pueden vender en nuestras tiendas un pantalón en 500 CUP, un par de zapatos en 500 CUP, un pomo de aceite en 50 CUP, la lista sigue… sabiendo que esto representa en la mayoría de los casos más de la mitad del salario de un trabajador. ¿Así quieren que los trabajadores no desvíen recursos de las empresas? ¿Así creen motivar a la familia cubana para que tengan más hijos? ¡Ni hablar de los materiales de construcción! Y lo triste es que muchos de estos productos, son de producción nacional.

Cuando giramos al sector privado, las esperanzas de prosperidad se vienen abajo cuando encontramos artículos (artículo 22) que regulan la prosperidad y crecimiento de la empresa privada para que no haya enriquecimiento y desigualdad. Las nuevas medidas, no parecen favorecer el crecimiento de la pequeña o mediana empresa privada. Vamos… ¿para qué esforzarse sino mi prosperidad es mal vista y será sentenciada por el gobierno?

Hace unos años, una gran parte de los trabajadores estatales se fueron al sector privado con la esperanza de mejorar, y en efecto, mejoraron, pero ya esto ha lanzado una alarma y el aparato estatal se ha comenzado a mover en contra de esta prosperidad individual del trabajador privado. Hay un gran temor en liberar y perder el control. Un día China decidió hacerlo, y ¿cuáles fueron sus resultados? China es uno de los países más ricos del mundo, pero sigue siendo socialista, solo que la economía es capitalista. No tenemos por qué perder todo lo bueno que hemos logrado por permitir que la empresa privada prospere.

Realmente, Cuba no es tan pobre como dice ser. Cuba recibe mucho dinero en cada uno de sus renglones de la economía: Etecsa (compañía que genera millones de USD mensualmente y otros tantos nacionalmente), el turismo y obreros médicos en otros países que generan otros tantos de millones mensualmente, los altos impuestos que aplican a todos los turistas que cambian USD en nuestros bancos, etc… Pero de alguna manera, al parecer todo ese dinero apenas es suficiente para mantener los servicios de educación y salud gratis, ah, y la libreta de abastecimiento.

Hoy, los cubanos no somos tan ignorantes, ya hemos salido al mundo y tenemos otros puntos de vistas. ¡Por favor, no nos digan que solo existe este camino para una mejor sociedad!

¿Qué pasaría si el gobierno decide liberar la economía para que la empresa privada prospere sin límites? ¿Acaso eso hará más pobres a los pobres? Al contrario, se crearían nuevas oportunidades de trabajo, el Estado aumentaría sus ingresos debido a los impuestos de estas empresas que crecen notablemente y la motivación al trabajo, innovación y estudio se dispararía a grandes niveles. ¿Por qué mantener a todo el mundo pobre cuando hay algunos que pueden despuntar y ayudar a que aumente la economía nacional? En tanto esto no se permita, no existen pronósticos de mejoras para la economía cubana, sino que seguirá existiendo un creciente éxodo de jóvenes emprendedores que no quieren gastar su vida en un país que no recompensa sus esfuerzos.

“No todos podemos ser iguales”. Tenemos que aceptar esto. El esfuerzo debe ser recompensado.

¡Quiero vivir en mi Cuba! ¡Quiero que mi Cuba sea mejor!

3
Leave a Reply

avatar
3 Comment threads
0 Thread replies
1 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
3 Comment authors
Rigoberto Figueroa YeroPAVEL CAMPANALVIVACUBA Recent comment authors
  Subscribe  
newest oldest
Notify of
VIVACUBA
Guest
VIVACUBA

Estoy de acuerdo con este artículo y me gustaría que muchas más personas pensaran igual para lograr cambiar algo en nuestro país, Cuba es de los cubanos, no? Así que es a los cubanos quien les toca hacer algo por ella, no a unos ¨delegados¨ del pueblo y un partido que es incapaz de abrir los ojos y darse cuenta que ya NO FUNCIONA.

PAVEL CAMPANAL
Guest
PAVEL CAMPANAL

Quiero que cuba sea mejor sin tantas proibiciones que alimentan la corrupcion.

Rigoberto Figueroa Yero
Guest
Rigoberto Figueroa Yero

Muy buen artículo. Refleja muchas de las consideraciones de los cubanos de a pié, del dia a día.
Solo agrego que después de tantos años estudiando economía política, me he dado cuenta que hace tiempo el llamado «sistema socialista global» capituló (o se rindió) ante la economía capitalista de mercado.

Follow by Email
Facebook
Google+
http://micubadice.com/que-esperar-de-la-economia-cubana
Twitter